miércoles, 19 de enero de 2011

HD versus Celuloide

Hace unos meses trabajé en el rodaje de un largometraje ruso. Compartí unos apuntes con el blog "La cinefilia no es patriota". Rescato un pequeño extracto sobre un tema que acabo de discutir con unos amigos.





Segunda inquietud: El dilema “HD vs. Celuloide”


En la última década nos hemos quedado estancados en dilemas casi eternos como los límites entre la ficción y el documental o si el futuro del cine está en el digital.


Sobre este último asunto, no creo que el digital es la llave para entrar en un Reino sagrado como muchos desean ver. Mucho menos creo que el celuloide esté en vías de extinción. Es una rivalidad que no debería ser tal, pues el espíritu, el concepto, el corazón de una obra debe estar ligado a su formato. Uno debe poder elegir, según la naturaleza de su proyecto, si le conviene rodar en 35mm o grabar en VHS.


Dado que para muchos esa elección es una fantasía, aparecen cuestionamientos de uno u otro bando. En este punto, a niveles prácticos, cada formato tiene su ventaja y desventaja, y no hay necesidad de denigrar uno ni alabar a otro. En nuestro caso, hablaré de la experiencia en este rodaje.

Usamos la cámara que, según el técnico ruso que la trajo, es la mejor del mundo digital existente en el mercado, por encima de la Red One y otras afines. Se trata de la Silicon Imaging SI-2K.

La calidad que arroja la cámara -gracias también, naturalmente, al equipo de ópticas que completó el team- es impresionante. Sin embargo, debo aquí hablar sobre cuestiones que siempre aparecen cuando se habla de este debate digital-celuloide.

¿El digital abarata los costos? Sí y no. Sí en cuestión de cantidad de película y laboratorios de post -que no es poca cosa-. Además, tiene un punto a favor muy mencionado: la posibilidad de ver en el resultado de lo grabado de inmediato.

Sin embargo, estas ventajas -mal manejadas- llevan en sí mismas un peligro que pone en riesgo muchos aspectos del rodaje.

Para empezar, uno puede sucumbir ante varios asuntos: Es muy fácil caer en la tentación de repetir las tomas 10, 12 veces. Es muy fácil ceder a los pedidos de todo el equipo de probar otra cosa, otra posición de cámara, otro registro de voz, otra locura. Es muy fácil, con el digital, perder el control sobre el tiempo. Se gasta tiempo extra. Y tiempo extra es dinero. A veces mucho dinero.

Pero no solamente es un gasto económico: el retraso también afecta el ambiente. O terminas agotado anímicamente, o no terminas por entregarte totalmente. Es lógico: como siempre se pueden repetir las tomas, lo “místico” se desvanece.

No digo que el equipo no haya estado concentrado en las tomas. Claro que actores y técnicos lo están, pero esa concentración se potenciaría si de antemano supiéramos que no se harán 8 tomas, sino 3, por ejemplo.

Ni los defensores del celuloide deben marginar el vídeo, ni los creyentes en un nuevo cine digital deberían subestimar la belleza del celuloide. Creo que con menos dinero de lo que se cree, un joven realizador puede probar camino en ambos formatos y así sacar su propia conclusión.


Notas de rodaje 1.

Notas de rodaje 2.

Notas de rodaje 3.

Notas de rodaje 4.

Etiquetas: , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal