viernes, 14 de enero de 2011

¿Tu escena favorita?

¿Cuál es la escena del cine francés que más recuerdas? ¿Por qué te gusta? 


Responde esas preguntas en los comentarios. Si lo haces de manera completa y sincera, tendrás la oportunidad de ver gratis una de las películas de My French Film Festival, el festival de cine francés online.


Como saben, este blog es uno de los jurados del concurso y para nuestros lectores tenemos códigos para acceder a las películas de manera gratuita.


Responde a las preguntas y deja tu e-mail, mañana durante la mañana escribiré a los ganadores.


Y si quieres recordar qué películas están en competencia, haz click aquí.


* Esto se aplica a los lectores de Europa. Los de América Latina podrán ver las películas online de manera gratuita.

Etiquetas: ,

9 comentarios:

Anonymous Anónimo ha dicho...

La escena que más recuerdo es de la película "El carincero" de Claude Chabrol. En donde Popaul (Jean Yanne) está en el parque con Helene (Stéphane Audran)y le declara su amor, mientras un plano entero de los dos, con la cámara haciendo un travelling lateral los sigue detrás de los árboles, generando así poesía pura.

Renato León.

14 de enero de 2011, 12:31  
Anonymous saltamontess ha dicho...

Recuerdo muchas pero me quedo con esta, de Un hombre y una mujer (Lelouch). Los dos protagonistas con sus respectivos hijos (de antiguos matrimonios) salen de paseo en una barca, al atardecer.
No se oyen sus voces, solo una música suave y los gestos de primera confianza, las miradas, las risas, el mostrar el mar a los niños, cubriéndose del frío y la brisa, despeinándolos y haciéndolos más naturales. Todo suma en el vaivén incesante de las olas, de la barca, de las cosas que pasan y que se sienten. Tan solo un instante las manos de los futuros amantes se rozan...y es suficiente.

14 de enero de 2011, 13:45  
Blogger El agua inmóvil ha dicho...

Renato y Saltamontess:

las escenas que han mencionado son bellas y sobresalientes. Me da un gusto enorme ver que visitantes como ustedes tengan un gusto especial.

Por favor, escríbanme al correo:

elaguainmovil@hotmail.com

para darles el código y así puedan ver una de las películas de "My french film festival" online y de manera gratuita. Les pondré mis recomendaciones.

F.

15 de enero de 2011, 1:06  
Blogger sohashas ha dicho...

Así, a voz de pronto me resulta complicado elegir alguna escena en concreto. Más que nada porque me tengo que desconectar ya o se me pochará el arroz, pero recuerdo la secuencia en la que Denis Lavant en "MALA SANGRE" corría y daba volteretas por la acera con musica de " Bowie" ( creo) de fondo en pleno éxtasis.
Me encanta esta escena porque revienta el ritmo de la peli y la eleva sin romperla ni un ápice...eso si: imprescindible este actor...no la imagino con otro.

15 de enero de 2011, 5:57  
Blogger El agua inmóvil ha dicho...

¡Brillante escena la que mencionas, Sohashas! Te escribiré.

15 de enero de 2011, 8:23  
Blogger David Aguilera ha dicho...

Una escena del cine francés que facilmente se quedará en la retina de cualquier cinéfilo es el travelling lateral con el que termina `Los cuatrocientos golpes´ de Truffaut. Ese niño corriendo en busca de la libertad. Preciosa, lírica, fascinante.

15 de enero de 2011, 10:32  
Blogger El agua inmóvil ha dicho...

El final de Los 400 golpes es una escena fabulosa, David. Gracias por recordarla.

Siguiendo con Antoine Doinel, recuerdo mucho la escena en que él se repite al espejo su nombre, una y otra vez, en Besos Robados.

Ya te escribí con el código. Saludos!

15 de enero de 2011, 10:50  
Blogger Pedro ha dicho...

Venía raudo a poner la de Mala sangre con Modern Love (aunque probablemente sea mejor si cabe la secuencia previa con Lavant y Binoche en el hotel, pocas veces he visto una cámara tan enamorada de una actriz) y me ha costado lo suyo pensar en otra. Por ejemplo, el final de La guerra ha terminado, cuando Ingrid Thulin va a coger un vuelo para intentar alcanzar a Montand antes de que éste cruce la frontera. Acompañado de una música casi propia de un réquiem, Resnais cierra con un fundido, de un primer plano de Montand en el coche (camino de su detención y posiblemente consciente de ello a juzgar por su rostro cansado y resignado) a un pasillo del aeropuerto, en el que la cámara se va acercando a Thulin a medida que lo recorre y pasa a acompañarla una vez la actriz sueca llega al primer plano. Me parece más una despedida (a falta de una despedida real que probablemente nunca tendrán) que otra cosa, y un final bonito y sutil para el film.

Un saludo.

18 de enero de 2011, 2:37  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Pedro, envíame tu e-mail por favor a elaguainmovil@hotmail.com

Saludos.

F.

19 de enero de 2011, 0:45  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal